Etiquetas

,

Creo que uno de los aspectos más significativos del turismo es la hospitalidad. Y esta no es solo una función de los alojamientos, agencias u oficinas municipales. Por qué?

Porque una persona que tiene un kiosco por ejemplo en una zona que es bastante concurrida o no, en si su función es vender productos al cliente. Ahora, no está nunca de más decir: “Hola buen día, en que le puedo ayudar o un gracias que tenga un buen día…

Con estos simples gestos además de generar las ventas de sus productos, genera una buena impresión frente al cliente que posiblemente regrese no solo a su negocio sino a la ciudad también.

Y el turismo no es solo conocer el museo, la montaña y el lago de una localidad, las relaciones humanas también forman parte de este fenómeno, a lo que me refiero es al trato con los residentes, el conocer su forma de vida, sus costumbres, vivir sus tradicionales fiestas, entre otras cosas.

Porque muchas veces al regreso de un viaje contamos de lo lindo del paisaje o de algún atractivo, pero también muchas veces decimos o destacamos la calidez de su gente, su amabilidad, su estilo de vida en general.

Y no solo las ciudades con “atractivos” forman parte del turismo, porque en sí, todos los pueblos tienen tradiciones o alguna característica particular en su vida cotidiana, lo que los hace atractivos en si.

Las personas van a un lugar para sentirse bien, disfrutar del paisaje y además para conocer la gente de ese lugar, aunque el turismo que se esta desarrollando quizás no ofrece la posibilidad de profundizar esos lazos humanos.

Esto pasa básicamente creo yo porque al turista o excursionista solamente se lo pasea por el lugar, visitando sus lugares más destacados, pintorescos o históricos, y esto no da la posibilidad de interrelaciones humanas que enriquezcan a uno.

Del Blog de Juan: Hospitalidad y Relaciones Humanas.

 

 

 

Anuncios